Fononova: La nueva forma de comunicarte

Tu cesta de compra

Carro vacío
Tu estás aquí:
 

La quinina es un alcaloide, que se usaba como principal compuesto empleado en el tratamiento de la malaria hasta que fue sustituido por otros medicamentos sintéticos más eficaces, como la quinacrina, la cloroquina y la primaquina. La quinina se puede utilizar todavía en el tratamiento de la malaria resistente, los calambres nocturnos en las piernas y en la artritis, además de ser un potente antiarrítmico. También se intentó utilizar para tratar pacientes infectados con priones, pero con un éxito limitado.

La quinina, como la cloroquina, desactiva las enzimas en los lisosomas de las células, y tiene un efecto anti-inflamatorio, de ahí su uso en la artritis reumatoide.

El tratamiento con quinina puede ocasionar efectos secundarios como: reacciones alérgicas como erupción cutánea, picazón o urticarias, hinchazón de la cara, labios o lengua, visión borrosa, dificultades respiratorias y descenso de los niveles de azúcar en sangre, que a su vez provoca pérdida de la audición, zumbido en los oídos, dolor de cabeza, mareos, sudoración y debilidad.

En cantidades mucho más pequeñas, la quinina es un ingrediente de las bebidas tónicas, pudiendo contener hasta 85 mg/l de quinina. La quinina se usa como potenciador del sabor en el agua tónica, confiriéndole su característico sabor amargo.

Debido a los efectos secundarios de altas dosis de quinina, su concentración se ha limitado por la FDA estadounidense a un máximo de 83 ppm.

Las personas que tienen deficiencias auditivas deben abstenerse de tomar agua tónicas o cualquier otro producto que contenga quinina. Si deben tomar quinina como tratamiento médico, deben indicar a su médico que padecen problemas auditivos.

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

Acceso usuario registrado

ofertas

amplificador Tv

auriculares

amplificador de conversación

envio a domicilio

fononova